Skip to main content
English | Español

Jamie McMillan: «Evangelista» de los oficios calificados

«Su pasión y dedicación para ayudar a los jóvenes y particularmente a las mujeres en los oficios es impresionante».— Joe Maloney, jubilado vicepresidente internacional por Canadá.

[+]Agrandar

Jamie McMillan del Local 128.

[+]Agrandar

Jamie McMillan trabaja con grupos escolares en todo Canadá para alentar a los estudiantes de secundaria a elegir los oficios como carrera. Aquí ella habla con un grupo de estudiantes en Skills Ontario.

[+]Agrandar

En los eventos escolares, Jamie McMillan trae una pantalla verde y vestimenta de obreros para brindarles a los estudiantes una experiencia interactiva.

CUANDO JAMIE MCMILLAN interactúa con estudiantes de secundaria, es difícil saber si es una estudiante o la maestra. Actúa joven, tiene una energía desbordante y encaja con los estudiantes, lo cual es un poco irónico, considerando que abandonó la escuela secundaria en su último año. Pero después de obtener su diploma de educación general (GED, por sus siglas en inglés) y convertirse en obrera de los Ironworkers (actualmente es una aprendiz de los Boilermakers), ahora trabaja con las herramientas seis meses al año. Pasa el resto del año hablando con niños en edad escolar a través de su negocio Carreras Extraordinarias (KickAss Careers), un nombre que los estudiantes eligieron.

McMillan, quien es miembro del Local 128 (Toronto, Ontario), viaja por Canadá con una carga de suministros: equipo para que los estudiantes se prueben para fotografías, una pantalla verde, libros para colorear y más. Su objetivo: decirles a tantos estudiantes como sea posible sobre lo increíble que puede ser una carrera en los oficios. Su carisma y capacidad para conectarse con estudiantes de su nivel es especialmente importante ahora en Canadá. El condado necesita alrededor de seiscientos mil trabajadores calificados adicionales para satisfacer la demanda.

McMillan se describe a sí misma como «misionera de los oficios calificados» porque, dice ella, los oficios le salvaron la vida. Aunque fue criada en un hogar amoroso y socialmente consciente, cuando McMillan cumplió 18 años, estaba ansiosa por emprender el camino sola.

«Pensé que era una chica grande y que podía cuidarme sola», dice ella. «Quería abandonar la escuela, pero mis padres no me dejaban».

Entonces, dejó a su familia y abandonó la escuela secundaria en Timmins, Ontario, y se fue a trabajar en una variedad de empleos de servicios. Tenía muchos amigos y pasaba mucho tiempo de fiesta, algo que no estaba permitido en casa. Pero finalmente se sintió sin rumbo en la vida. Después de que sus padres le instaron a encontrar un trabajo que no fuera servir panqueques y café, decidió seguir estudiando.

«Ellos fueron los que me animaron a entrar a un programa para trabajadores de apoyo personal», dice McMillan. La capacitación para trabajadores de apoyo personal (PSW, por sus siglas en inglés) enseña a las personas cómo cuidar a los enfermos y ancianos.

Después de terminar su curso de cinco meses, la Cruz Roja la contrató directamente del programa PSW. Debido a su nombre, la empresa pensó que ella era un hombre. Cuando llegaba, se sorprendían. Laboró ese empleo durante unos años, pero fue duro para ella cuando las personas que cuidaba morían. Entonces, se mudó a Toronto y comenzó a trabajar como barman, un estilo de vida, dice, que era insostenible.

«Estaba disfrutando demasiado la vida», comenta McMillan. «Usted trabaja hasta las dos y las tres de la mañana y luego comienza el día: sale hasta el amanecer, duerme y luego comienza de nuevo. Me quedé atrapada en ese círculo vicioso de fiesta. No iba a ir a ninguna parte. Estaba poniendo mis prioridades en popularidad; viviendo suntuosamente. Tuve un apartamento frente al mar en Toronto por un tiempo».

Entonces, la debilitante depresión golpeó. Se mudó con un amigo a Hamilton, a una hora en las fueras de Toronto, esperando que el cambio la sacara de su depresión. Pero no pasó mucho tiempo antes de que no pudiera levantarse de la cama para ir a trabajar. Dormía todo el día. Su compañero de cuarto comenzó a recobrar su holgura, pero le dijo que no podía durar.

Lo que finalmente la empujó a cambiar su vida vino de una persona poco probable en un lugar poco probable.

Mientras caminaba hacia el supermercado una tarde, un automóvil se detuvo en la acera. La mujer en el automóvil acababa de recibir un despacho de su local de los Ironworkers (herreros) y le pidió un bolígrafo para anotar la dirección donde tenía que presentarse a trabajar.

Después de que la mujer devolvió el bolígrafo, vio a McMillan, la miró por un minuto y luego preguntó: «¿Te llamas Jamie?».

Resulta que la mujer era su antigua enemiga de la escuela secundaria, ahora sonriéndole, a quinientas millas de Timmins, luciendo fantástica y arreglada. Como Ironworker, ella ganaba buen dinero. Su vieja enemiga tenía una buena vida.

«Ocho años de búsqueda. Ocho años de no ser feliz con mi vida, y tuve que enterarme sobre un programa de aprendizaje por mi enemiga de la escuela secundaria», dice McMillan con un movimiento de cabeza. «¡Qué locura!».

Unos días más tarde, buscó a los Ironworkers y caminó hasta su salón. Ella calculó mal el tiempo que tomaría caminar hasta allí (todo el día), pero cuando lo hizo, recogió una solicitud, la completó y esperó lo mejor. Unos meses después llegó una carta confirmando su aprendizaje, pero cuando apareció en el salón, los Ironworkers se sorprendieron. La habían aceptado en el aprendizaje, porque, como la Cruz Roja, pensaban que era un hombre. El local aún la aceptó. Y, finalmente, después de años de vagar sin rumbo, descubrió que los oficios especializados eran donde ella pertenecía.

McMillan amaba trabajar en los oficios. Disfruté del trabajo físico y prosperé en los lugares de trabajo. Ella tenía un propósito y un camino hacia el futuro. Después de cuatro años trabajando en el área, Skills Ontario la contactó para ver si quería asistir a una cena de tutoría y hablar con los adolescentes sobre trabajar en los oficios especializados. Esa cena se convirtió en muchas, que se transformaron en conferencias en las escuelas.

Después de algunos años en el circuito de oradores, alentada por el entonces vicepresidente internacional por Canadá Joe Maloney, McMillan entró al Local 146 de Edmonton, Alberta, (recientemente se transfirió al Local 128).

«Su energía es increíble», dice Maloney. «Su pasión y dedicación para ayudar a los jóvenes, y particularmente a las mujeres, hacia los oficios es impresionante. Ella está diciendo todas las cosas correctas a un grupo de personas que nunca habrían considerado los oficios».

Sin embargo, incluso después de años compartiendo la historia de su vida y detalles sobre una carrera en el oficio con estudiantes, McMillan nunca pensó realmente en el impacto que estaba haciendo hasta el 2013, cuando una estudiante de último año de secundaria entró a su vida.

«Un día fui a una escuela y hablé con un grupo de chicos, y una chica vino a hablar conmigo», dice. «Después, no pensé mucho en eso».

Un par de meses después, ella estaba en un evento de Skills Ontario y un maestro de tecnología la detuvo. Él le dijo que ella había ido a su escuela para hablar sobre cuán «extraordinarios eran los oficios». En ese momento, una estudiante de último año llamada Hannah estaba desentendida de la escuela y fracasando en casi todo. Pero después de escuchar hablar a McMillan, la adolescente decidió comprometerse a la soldadura. El maestro dijo que Hannah acababa de ingresar a la universidad en un programa de soldador.

«Me llené de lágrimas», dice McMillan. «Entonces Hannah vino y terminamos abrazándonos. Esa fue la primera vez que sentí el impacto de lo que hice».

Son los hombres y mujeres jóvenes como Hannah quienes mantienen a McMillan hablando en las escuelas.

«Es una labor de amor», dice McMillan, y señala que gana mucho más dinero trabajando en su campo que en el aula. Aun así, ella no renunciará, porque se pregunta cómo habría sido su vida si alguien le hubiera contado sobre los oficios antes de abandonar la escuela secundaria. Tal vez, dice ella, no habría pasado ocho años buscando el camino correcto.

Y, sin embargo, tal vez esa búsqueda le dio la pasión por los oficios que usa para «evangelizar» hoy.

Para obtener más información sobre Jamie McMillan, la campaña de Igualdad en el Lugar de Trabajo y el equipo de Kick-Ass Careers, visite kickasscareers.org.

Últimas Noticias

  • El jubilado del L-40, Calvin Minton, hace cruces a partir de espigas de ferrocarril para recaudar dinero para las personas sin hogar.

    De cocinar a cruces, jubilado del L-40 ayuda a las personas sin hogar

    Leer Más

  • La masiva multitud en la undécima edición anual del Deportivo de Tiro al Plato de Arcilla de los Boilermakers de la Alianza de Deportista Sindicales de Kansas City se prepara para enfrentar la lluvia.

    Competencia de tiro de los Boilermakers recauda récord de $215,000

    Leer Más

  • Sede sindical internacional anuncia ganadores de becas

    Sede sindical internacional anuncia ganadores de becas

    Leer Más

  • Asistentes a la primera conferencia del Distrito 10, primera fila izq. a der., David (Spud) Stevenson, secretario-tesorero L-D454; Share Hebert, secretario-tesorero L-D406; Mike Ettinger, secretario-tesorero L-D579; Stanley Young, secretario-tesorero L-D494; Tony Andrade, gerente de negocios/secretario-tesorero Distrito 10; John Black, vicepresidente L-D406; Jameson Amaral, gerente de negocios L-D366; Jason Bosley, presidente L-D387; Mike Gyde, secretario-tesorero L-D387 ST y Scott Carson, presidente L-D324

    Distrito 10 celebra primera conferencia de capacitación de liderazgo

    Leer Más

  • Locales otorgan insignias de servicio

    Locales otorgan insignias de servicio

    Leer Más