Skip to main content
English | Español

Preservar la pensión nacional nos implica a todos

[+]Agrandar

Newton B. Jones, Presidente Internacional

[+]Agrandar

How your pension works

“El plan de rehabilitación que eligieron no afectará los beneficios que los actuales jubilados reciben y no afectará los beneficios acumulados de los miembros activos en la edad de jubilación normal.”

Las acciones de fideicomisario ayudarán a dirigir el desequilibrio del fondo

EN ENERO, FIDEICOMISARIOS del Fondo de Pensión Nacional Boilermaker-Blacksmith (Boilermaker-Blacksmith National Pension Trust), tomaron medidas para abordar una amenaza para el fondo. Esencialmente, el problema es que muy poco dinero va al fondo para el importe pagado en prestaciones. Si no se corrige, este desequilibrio podría, con el tiempo, desencadenar en la intervención del gobierno con consecuencias negativas para los participantes del plan.

Para manejar el desequilibrio, los fideicomisarios han elegido — basados en el consejo experto de nuestros actuarios — tomar el paso proactivo de tratar el fondo como si estuviera en la “zona roja” (aunque haya sido certificado en la “zona amarilla” para el 2017). El estado de la zona es una manera de medir el porcentaje de financiación de un plan de pensiones; siendo el verde la mejor finanza, y el amarillo y el rojo requieren la adopción de medidas correctivas. Al tratar el fondo como si estuviera en la zona roja, los fideicomisarios están autorizados a realizar cambios que no estén disponibles en la zona amarilla. Estos cambios son proyectados para mover el fondo nuevamente a la zona amarilla en el 2018 y sobre un “plan de rehabilitación” a la zona verde.

Mientras el Consejo Ejecutivo Internacional (IEC por sus siglas en inglés) no tiene ninguna autoridad legal sobre CUALQUIER fondo fiduciario, tampoco el IEC puede influir legalmente en los fideicomisarios del fondo fiduciario, los dirigentes de nuestra Hermandad apoyan totalmente la decisión de los fideicomisarios. Ellos han ejercido adecuadamente sus responsabilidades en virtud de la Ley de Seguridad de Ingresos de Jubilación de Empleados (ERISA por sus siglas en inglés), la ley que regula los fondos fiduciarios y fideicomisarios, y obra a favor de los mejores intereses de los participantes del plan y del propio plan.

Las opciones a las que se enfrentaban los fideicomisarios eran extraordinariamente duras y sus decisiones difíciles. El plan de rehabilitación que eligieron no afectará los beneficios que los actuales jubilados reciben y no afectará los beneficios acumulados de los miembros activos en la edad de jubilación normal. Esos beneficios permanecerán exactamente como estaban antes del plan de rehabilitación.

Lo que va a cambiar son las disposiciones “electivas” del plan, como la jubilación anticipada y las opciones sobre cómo se pagan las pensiones (con ciertas excepciones de derechos adquiridos). Estos cambios tendrán una repercusión positiva en el desequilibrio del fondo sin la necesidad de aumentar las contribuciones de pensiones o reducir la actual fórmula de beneficios. Los cambios no tendrán ningún impacto en nuestros contratistas.

Es importante que todos los participantes entiendan por qué estos cambios son necesarios y cómo podemos fortalecer el fondo de pensiones para los afiliados actuales y futuros. Voy a abordar estos temas a continuación. En las páginas siguientes a mi columna está un diagrama del fideicomiso de pensión y sus relaciones con las organizaciones de asesoramiento profesional junto con una página abordando preguntas comunes.

De modo que los participantes estén mejor informados sobre los cambios de pensión, la Oficina de Fondos Nacionales está desarrollando un vídeo informativo que pronto estará disponible en línea en BNF-KC.com. El vídeo también será distribuido a cada logia que representa a participantes del plan. Además, la Oficina de Fondos enviará por correo los documentos que describan los cambios del plan a cada participante.

Por qué los cambios de plan son necesarios

La salud de nuestro plan nacional de pensiones depende de las contribuciones obtenidas por nuestros miembros (pagadas mensualmente por los empleadores) y la rentabilidad de las inversiones de los activos del plan. Estas dos fuentes de financiación fluctúan debido a aspectos económicos, normativos, demográficos, políticos y otros factores.

Como nuestros miembros saben muy bien, la Gran Recesión del 2008 tuvo un gran impacto en nuestro plan (y muchos otros en América del Norte). Así, también, tienen regulaciones ambientales bajo la Agencia de Protección Ambiental de la Administración Obama. Aquellas regulaciones, juntos con el barato y abundante gas natural, efectivamente han detenido la construcción de nuevas centrales de carbón y contribuyeron al cierre de cientos de plantas existentes. Las restricciones sobre las nuevas plantas de carbón y el encofrado de tantas otras han costado a nuestros miembros millones de horas laborables.

De hecho, las horas laborables Boilermaker tienen tendencia decreciente desde el 2009. A finales del 2016, un Boilermaker activo estaba pagando al fondo por cada 2.4 jubilados que reciben beneficios. El año pasado, el plan pagó $851 millones mientras que las contribuciones totalizaron sólo $428 millones. Y el retorno de las inversiones no ha compensado la diferencia.

Contribuir al déficit es el simple hecho de que las personas viven por más tiempo, lo que significa que el fondo está pagando beneficios por más años, en promedio, que en épocas anteriores. Aunque, por supuesto, una larga vida es algo maravilloso, un mayor número de años de pago pone presión adicional sobre el fondo.

Pero hay otra razón importante para el déficit que es nuestra culpa como sindicato. En muchos proyectos, estamos dejando el trabajo de los Boilermakers a otras profesiones debido a una falta de disponibilidad de artesanos y artesanas Boilermaker. Cada vez que otro oficio realiza nuestra labor, la aportación al plan de pensiones en lugar de entrar en nuestro fondo, entra en la de otro sindicato. Por supuesto, en ocasiones cubrimos otros oficios, pero nuestra Oficina de Fondos nos informa que renunciamos sustancialmente a más contribuciones que las que tomamos.

No estamos solos en la escasez de personal calificado, especialmente soldadores. Este es un problema en toda América del Norte con otras profesiones, así como con la fuerza laboral no sindicalizada. Simplemente no hay suficientes soldadores calificados para llevar a cabo el trabajo. Un desafío fundamental al que nos enfrentamos es la renuencia u oposición por parte de algunas logias de la construcción y miembros individuales para tomar miembros adicionales. Este es un problema persistente que debe superarse si queremos asegurar la cuota de mercado y preservar nuestra pensión y otras prestaciones. Una fuerza laboral Boilermaker más grande, bien entrenada y de alto desempeño significa una mayor oportunidad para la construcción completamente humana y el mantenimiento de proyectos y ganar una mayor proporción del trabajo disponible. Para llegar allí, todos debemos aceptar el cambio. Debemos dar la bienvenida a los reclutas a nuestros locales y asegurarnos que están entrenados a los más altos niveles de rendimiento. La mejor manera de asumir la competencia no sindical es traer trabajadores a nuestro sindicato. Eso los beneficia a ellos y a nosotros. A medida que vaya creciendo nuestra pertenencia y nuestras horas laborables, restauramos nuestro plan de pensiones.

Para dirigir mejor nuestros desafíos en el complemento de proyectos totalmente con Boilermakers completamente calificados, hice dos nuevos nombramientos al personal Internacional. Jeffrey Hughes, Gerente de Negocios-Secretario Tesorero del Local 26, es ahora el Director - Servicios Nacionales de Formación y Asistente del Director - Operaciones del Sector de la Construcción. Tim Simmons, Gerente de Negocios-Secretario Tesorero del Local 108, es nuestro nuevo Director - Servicios Nacionales de Reclutamiento y Asistente del Director - Operaciones del Sector de la Construcción. Estos dos directores se centrarán en el crecimiento de nuestra membresía y en garantizar que nuestros miembros del campo de la construcción reciban la capacitación adecuada para satisfacer las necesidades de la industria.

Debemos trabajar juntos para salvaguardar nuestra pensión

LOS BOILERMAKERS HAN disfrutado por mucho tiempo de un sistema de jubilaciones robusto y confiable que ha puesto el estándar en nuestra industria. Sin embargo, durante la década pasada, fuerzas económicas, reguladoras y otras han colocado presiones sustanciales sobre nuestro fondo. Gracias a un consejo de fideicomisarios excepcionales (designados en igual número por nuestros contratistas y el sindicato) hemos respondido adecuadamente para preservar nuestro plan para jubilados actuales y futuros.

Estos fideicomisarios llevan una pesada carga legal para salvaguardar el plan, y ellos toman esta carga en serio. Ellos supervisan la salud del fondo continuamente y, como un organismo independiente, toman todas las decisiones relativas a la modificación del fondo, contando con el asesoramiento de actuarios y administradores de inversiones.

Nuestra Oficina de Fondos Nacionales de la misma manera incluye a profesionales dedicados que aseguran que las decisiones de los fideicomisarios son realizadas en consecuencia.

Necesitamos un esfuerzo colectivo que involucre a todos nuestros locales participantes para restaurar nuestro fondo a la salud completa. Esto significa reclutar más miembros de la construcción y defender totalmente a cada llamado para los Boilermakers. Esto significa que nuestros miembros aprovechen cada hora laborable disponible y no pierdan horas (y las contribuciones para las pensiones) debido al absentismo o cambio de empleo. Si vivimos el Código Boilermaker, perdiendo horas innecesariamente se convertirá en algo del pasado.

Vale la pena luchar por el Fondo de Pensión Nacional Boilermaker-Blacksmith, como puede atestiguar cualquier miembro que ha vivido una vida de jubilación digna. Tomará cada logia de la construcción y cada miembro de la construcción para garantizar que las contribuciones de pensiones son suficientes para asegurar completamente nuestra pensión (en combinación con nuestras inversiones).

Con la perspectiva de una mayor actividad económica, sobre todo las relacionadas con el desarrollo de la infraestructura y un mayor enfoque en los combustibles fósiles, ahora es el momento de ampliar nuestras iniciativas de reclutamiento y entrenamiento, para recuperar nuestra cuota de mercado y asegurar nuestra pensión durante las décadas por venir.

Desde su creación en 1960, el Fondo de Pensión Nacional Boilermaker-Blacksmith nunca ha omitido un pago a un jubilado o beneficiario. Trabajemos juntos para mantenerlo de esa manera.

Additional Resources

Últimas Noticias

  • Miembro del L-169 agradecido por ayuda al damnificado

    Leer Más

  • Ed Atwood pide comentarios de los ex Boilermakers que trabajaron en el proyecto del Arco Gateway en los años sesenta.

    Antiguos miembros del L-659 crean Arco Gateway ‘bebé’

    Leer Más

  • El personal del sindicato Internacional y los voluntarios del L-S234 participan en una campaña de organización interna para los trabajadores de Tennsco.

    Organizadores suman 78 miembros al L-S234

    Leer Más

  • El mayor retirado de la Fuerza Aérea de los EE.UU., Brian Shul, describe su experiencia volando el avión espía SR-71 Blackbird.

    Líderes del Sector Industrial se reúnen en Las Vegas

    Leer Más

  • De izquierda a derecha:  Casey Jensen, presidente fideicomisario; Robbie Grant, presidente; Scot Albertson, gerente de negocios-secretario/tesorero; Cody Anschutz, hijo de Wade Anschutz; Zach Hayes, secretario de actas; Marissa Riddle, hija de Lori Manroe; Lori Manroe; John Seward, inspector; Garrett Helmich, hijo de Billie Helmich; Billie Helmich; Jordyn Corn, hija de Jeff Kuzelka; y Jeff Kuzelka. No fotografiado: Jordan Elam, hijo de Richard Elam.

    Locales otorgan becas para el 2017

    Leer Más