Skip to main content
English | Español

CCUS gana una mayor aceptación como solución al cambio climático

“Si usted adopta la ciencia del clima, tiene que adoptar la matemática climática, y la matemática climática es dura e implacable y desalentadora. En este momento, emitimos 54 mil millones de toneladas de CO2 cada año. Eso es 100 veces el peso de todos los seres humanos en el mundo.”
— Julio Friedmann, director ejecutivo, Carbon Wrangler

[+]Agrandar

Newton B. Jones, Presidente Internacional

Avances tecnológicos, limitaciones renovables impulsan cambios

CAPTURAR Y UTILIZAR el dióxido de carbono como una manera de mitigar el cambio climático, durante décadas ha sido ampliamente rechazada por muchos activistas climáticos, grupos ambientalistas, científicos y funcionarios gubernamentales como cara, poco práctica e innecesaria.

Esa mentalidad finalmente está comenzando a cambiar notablemente, gracias a los avances tecnológicos y la creciente compresión de que las energías renovables por sí solas no pueden resolver el problema climático.

El 30 de mayo, Net Power alcanzó una meta al encender con éxito una planta piloto de gas natural cerca de Houston que captura el 100 por ciento de sus emisiones durante el proceso de generación de energía. Esta hazaña es revolucionaria y está provocando asombro. Quemar combustibles fósiles sin emitir ningún CO2 ha sido un santo grial para los defensores del carbón y el gas natural. Ahora, al menos a escala piloto, Net Power ha alcanzado el grial y la compañía confía en que su tecnología también funcionará a escala comercial.

El éxito de Net Power sigue los pasos de otros proyectos innovadores para la captura, uso y almacenamiento de carbono (CCUS, por sus siglas en inglés), como la planta a carbón NRG-JX Nippon Petra Nova (también en Texas) que captura el 90 por ciento de las emisiones de carbono; el proyecto Shell Quest en la región de las arenas petrolíferas de Alberta que ha capturado y almacenado 3 millones de toneladas de CO2 en sus primeros tres años de operaciones; la planta SaskPower en Saskatchewan que es la primera en el mundo en adaptar con éxito la captura de carbono a una planta de energía a carbón de escala comercial; y el proyecto de refinería NWR Sturgeon en Alberta, la primera refinería en el mundo diseñada con un sistema integrado para capturar el CO2 producido durante el proceso de refinación. (Los Boilermakers, por cierto, jugaron un papel sustancial en los últimos tres proyectos mencionados).

Estos logros y otros en todo el mundo están demostrando que la captura, uso y almacenamiento de carbono puede funcionar en aplicaciones comerciales. Es importante destacar que, a medida que estos proyectos adquieren experiencia operacional, los costos para construirlos y ejecutarlos continúan disminuyendo.

Entre tanto, continúan avanzando las tecnologías para utilizar el carbono capturado para crear artículos que van desde productos químicos hasta fertilizantes y bloques de hormigón. La investigación y el desarrollo por parte de las industrias, las universidades y el gobierno ofrecen la promesa de que el dióxido de carbono no solo puede capturarse, almacenarse y utilizarse para mejorar la recuperación de petróleo, sino que también puede tener valor como mercancía.

Mientras que las tecnologías CCUS avanzan y brindan experiencia del mundo real, las organizaciones climáticas mundiales y regionales y los expertos continúan creando conciencia de que no podemos confiar únicamente en tecnologías de energía renovable como la eólica y la solar para mitigar el cambio climático, como a algunos en la comunidad ambiental les gusta discutir. Un creciente consenso entre las organizaciones más respetadas es que CCUS no es opcional sino esencial para alcanzar los objetivos climáticos.

De hecho, el organismo internacional más importante del mundo en evaluar el cambio climático, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), de las Naciones Unidas, cuyos “informes de evaluación” se consideran autorizados, ha puesto un énfasis creciente en la captura, uso y almacenamiento del carbono. En su Quinto Informe de Evaluación, publicado en el 2014, el IPCC descubrió que intentar estabilizar las concentraciones de CO2 atmosférico a 430-480 partes por millón sin capturar el carbono aumentaría los costos globales de mitigación en un 138 por ciento. El Sexto Informe de Evaluación saldrá este año, y estaremos observando de cerca para ver cómo el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático trata la captura, uso y almacenamiento del carbono cuatro años después.

Otra organización climática altamente respetada, la Agencia Internacional de Energía, también reconoce el papel fundamental que debe jugar CCUS. En su informe del 2016 titulado “20 años de captura y almacenamiento de carbono”, la Agencia Internacional de Energía pidió mayores incentivos financieros para acelerar la captura y el almacenamiento de carbono como una solución de mitigación.

Eso es algo que los Boilermakers también han abogado durante mucho tiempo, y nos complació informar en una edición anterior de The Reporter que un proyecto de ley que ofrece incentivos sólidos para CCUS se ha convertido en ley. Conocida como la Ley FUTURO, el proyecto de ley gozó de un amplio respaldo bipartidista. Fue patrocinada por la senadora de North Dakota, Heidi Heitkamp (nuestra Legisladora del Año del Senado 2018) y otros. La Ley FUTURO, por primera vez, pone importantes créditos fiscales federales (hasta 50 dólares por tonelada métrica) en manos de las centrales eléctricas y las instalaciones de la industria pesada que capturan y almacenan CO2. Finalmente, existe un incentivo financiero lo suficientemente grande como para impulsar la innovación y la inversión. Según algunas estimaciones, la Ley generará mil millones de dólares en inversiones más allá de lo que la industria ya estaba planeando.

Un aspecto particular de la Ley FUTURO que debería llamar la atención es que los créditos fiscales también están disponibles para la “captura directa de aire” de CO2. Esto significa un sistema diseñado para no eliminar el CO2 de un proceso industrial o del escape del motor de un automóvil, sino del mismo aire que nos rodea. Si se desarrolla e implementa con éxito, la captura directa de aire podría cambiarlo todo. Mientras que la tecnología está en su infancia, varias empresas están demostrando la viabilidad del concepto, incluyendo Climeworks de Suiza, Carbon Engineering de Canadá y un consorcio finlandés-alemán conocido como Soletair. Mientras que la captura de aire directo tiene sus detractores, Climeworks ha dicho que su objetivo es capturar el 1 por ciento de las emisiones mundiales de CO2 para el año 2025, según un informe de la BBC: “El conejo mágico del clima: sacando CO2 de la nada”.

La naturaleza bipartidista de la Ley FUTURO es especialmente importante. Indica que el apoyo a la captura, uso y almacenamiento del carbono puede estar trascendiendo posiciones políticas que se han alineado con los ecologistas extremos. Necesitaremos un fuerte bipartidismo en el futuro si queremos elevar las inversiones en soluciones para el cambio climático según el orden de magnitud necesario.

“Grandes pasos y grandes avances” no son suficientes

AUNQUE LOS ACONTECIMIENTOS citados anteriormente son alentadores, el ritmo del cambio debe acelerarse exponencialmente si queremos evitar que el aumento de la temperatura mundial alcance el umbral de 2 grados centígrados que algunos dicen que es el límite más allá del cual se producirá un cambio climático catastrófico.

Es un enorme desafío.

Recientemente, durante las entrevistas de algunos de los expertos mundiales en CCUS, patrocinadas por los Boilermakers, el director ejecutivo de Carbon Wrangler, Julio Friedmann (un ex subsecretario principal adjunto de Energía Fósil del Departamento de Energía) describió cuán grande es el desafío.

“Si usted adopta la ciencia del clima, tiene que adoptar la matemática climática, y la matemática climática es dura e implacable y desalentadora”, dijo. “En este momento, emitimos 54 mil millones de toneladas de CO2 cada año. Eso es 100 veces el peso de todos los seres humanos en el mundo”.

“Por lo tanto, tenemos que dar grandes pasos y grandes avances, y hemos dado grandes pasos y grandes avances en eficiencia y energía [generación] en un montón de cosas. Pero no estamos cerca. Críticamente, no podemos ganar lentamente; ganar lentamente es lo mismo que perder el clima. Tenemos que llegar a cero muy rápido, y tenemos que llegar a negativo [emisiones] más allá de eso. Y la captura y almacenamiento de carbono es... parte de lo que usted necesita para realizar el trabajo”.

Friedmann tiene toda la razón, la matemática climática es desalentadora. Pero finalmente estamos viendo los avances tecnológicos y los cambios en las políticas públicas que son esenciales para avanzar con CCUS. Esos cambios deberían acelerar la investigación y el desarrollo, las pruebas y el despliegue de una amplia gama de tecnologías de mitigación eficaces.

A partir de ahí, necesitaremos ampliar rápidamente la implementación, y eso requerirá no solo una aceptación más amplia de estas tecnologías, sino una inversión enorme. Si la comunidad mundial tiene verdaderas intenciones acerca de llegar a un acuerdo con el cambio climático, esa inversión debe hacerse, y pronto.

Últimas Noticias

  • Boilermakers del L-128 y L-555, junto con el empleador Venshore Mechanical Ltd., donan más de mil dólares a un hospital local.

    Boilermakers crean buena voluntad comunitaria mediante donación al hospital local

    Leer Más

  • De izq. a der., el superintendente de Babcock & Wilcox de los Boilermakers Don Wallace, el supervisor Eric Boggs, el ingeniero de aparejos Steve Fox, el gerente de construcción Marty Crum y Steven Walters del L-744, el capataz Stephen Ginley, el gerente comercial Martin Mahon y (arrodillado) Gregory Pamer.

    Babcock & Wilcox pide a miembros del L-744 que instalen una caldera antigua

    Leer Más

  • Adel Elseri habla a los asistentes a la Trigésima Cuarta Reunión Tripartita Nacional MOST de los Boilermakers como el «embajador de presentarse» sobre la importancia a largo plazo de la confiabilidad y excelencia de los trabajadores.

    La energía de Boilermaker para la vida alimenta el entusiasmo por su oficio

    Leer Más

  • Boilermakers organizan planta de escoria de Nueva Jersey

    Boilermakers organizan planta de escoria de Nueva Jersey

    Leer Más

  • Los Boilermakers y otras mujeres sindicales inundan el centro de Minneapolis durante una marcha.

    Las mujeres crecen fuertemente en los oficios de la construcción

    Leer Más