Skip to main content
English | Español

Es hora de acabar con las vergonzosas arenas bituminosas

Editorial del vicepresidente internacional por Canadá Joe Maloney

Basta con el sentimiento de culpa. Me enorgullece representar a las personas que trabajan en las arenas bituminosas. Ellos están orgullosos del trabajo que hacen. Y deberían estarlo.

Como líder sindical, represento a miles de trabajadores petroleros. Estas personas son extremadamente hábiles para mantener nuestras plantas y refinerías petroleras en funcionamiento. Y ¿adivinen qué? Se preocupan tanto por el medio ambiente y el calentamiento global como las personas que quieren cerrar la industria.

Podría no ser común decirlo, pero las personas que trabajan en nuestras arenas petrolíferas son cruciales para nuestro modo de vida. Cerca de 200,000 canadienses dependen directamente de la industria del petróleo y gas para sus empleos, casi tres cuartas partes de ellos en Alberta. Cientos de miles más en casi todas las industrias en Canadá no podrían trabajar sin los productos refinados del petróleo.

Nuestras vidas dependen del petróleo de Alberta, y no solo estoy hablando del petróleo y gas que lubrican y alimentan nuestros vehículos. Incluso si pudiéramos electrificar todos los automóviles en Canadá de la noche a la mañana, todavía necesitaríamos petróleo y mucho.

La mayoría de las personas no se dan cuenta de la cantidad de petróleo que se utiliza para hacer el asfalto y el cemento en nuestras carreteras y edificios. Olvidan que el plástico es un derivado del petróleo. Ni siquiera piensan en los lubricantes industriales, productos farmacéuticos, fertilizantes, refrigerantes, conservantes de alimentos y docenas de otros productos. Sin el petróleo, la vida moderna sería insostenible.

¿Por qué entonces, esta industria está siendo demonizada? No estoy hablando de personas que quieren ver una industria petrolera más limpia que tenga menos impacto en nuestras emisiones de carbono. Estoy hablando de las personas que afirman que el petróleo de Alberta es “sucio” y quieren dejarlo en el suelo.

Estas personas preferirían vernos comprar petróleo de Rusia y Arabia Saudita que emplear a canadienses. No quieren a los petroleros canadienses en el estrecho de Juan de Fuca, pero no mencionan a los de Alaska y Rusia que suministran petróleo a los conductores de la Columbia Británica. Las refinerías del estado de Washington podrían obtener su petróleo por oleoducto desde Canadá de manera mucho más segura.

Ciertamente, la industria del petróleo y el gas tiene mucho que responder. Pero en Canadá, las personas se preocupan por el medio ambiente y nuestros gobiernos han escuchado. A lo largo de los años, han establecido regulaciones que han hecho que la industria sea más limpia, más segura y más benigna en su impacto ambiental. Han obligado a la industria a adoptar y aceptar prácticas que no son comunes en otras partes del mundo.

Como resultado, tenemos audiencias exhaustivas antes de emprender grandes proyectos. La industria ha reforzado su papel en la protección del medio ambiente con nuevas tecnologías y procedimientos que hacen que la extracción y el transporte del petróleo de Alberta sean más limpios cada vez.

Los ejemplos son muchos. El proyecto de captura de carbono de Shell al norte de Edmonton y uno de escala similar en Saskatchewan pronto superarán la marca de dos millones de toneladas anuales en carbono recuperado. La tecnología más reciente hace que el petróleo de las arenas sea tan limpio como el crudo intermedio de Texas. Una importante nueva refinería en Alberta recolecta y recupera el carbono por tubería de industrias a una distancia de hasta 100 kilómetros. Dos nuevas refinerías propuestas en la Columbia Británica afirman que serán neutras en emisiones de carbono.

Canadá es el líder mundial en el desarrollo de nuevas formas de extraer y transportar petróleo de manera sostenible y segura. Sin duda estamos haciendo más que Donald Trump, que quiere hacer retroceder el reloj al siglo XIX. Y en cuanto a los otros grandes exportadores de petróleo, como Rusia, Arabia Saudita y Nigeria, mejor no hablemos de eso.

Lejos de disminuir, se pronostica que la demanda mundial de petróleo aumentará hasta alrededor del año 2050. Los países donde la demanda está creciendo comprarán su petróleo en algún lugar. ¿Por qué no debería ser de nosotros?

Los trabajadores petroleros canadienses y Canadá no tienen nada de qué avergonzarse. De hecho, pueden estar orgullosos de las regulaciones y protocolos ambientales, laborales y de los derechos humanos bajo los cuales se produce nuestro petróleo. Canadá necesita vender al mundo más petróleo, no menos.

Últimas Noticias

  • Boilermakers del L-128 y L-555, junto con el empleador Venshore Mechanical Ltd., donan más de mil dólares a un hospital local.

    Boilermakers crean buena voluntad comunitaria mediante donación al hospital local

    Leer Más

  • De izq. a der., el superintendente de Babcock & Wilcox de los Boilermakers Don Wallace, el supervisor Eric Boggs, el ingeniero de aparejos Steve Fox, el gerente de construcción Marty Crum y Steven Walters del L-744, el capataz Stephen Ginley, el gerente comercial Martin Mahon y (arrodillado) Gregory Pamer.

    Babcock & Wilcox pide a miembros del L-744 que instalen una caldera antigua

    Leer Más

  • Adel Elseri habla a los asistentes a la Trigésima Cuarta Reunión Tripartita Nacional MOST de los Boilermakers como el «embajador de presentarse» sobre la importancia a largo plazo de la confiabilidad y excelencia de los trabajadores.

    La energía de Boilermaker para la vida alimenta el entusiasmo por su oficio

    Leer Más

  • Boilermakers organizan planta de escoria de Nueva Jersey

    Boilermakers organizan planta de escoria de Nueva Jersey

    Leer Más

  • Los Boilermakers y otras mujeres sindicales inundan el centro de Minneapolis durante una marcha.

    Las mujeres crecen fuertemente en los oficios de la construcción

    Leer Más