Skip to main content
English | Español

El dinero la trajo al sindicato; la hermandad la mantiene aquí

«Todos somos un equipo, y tenemos que trabajar juntos. Eso es lo que es el sindicato. Por eso me apasiona tanto el reclutamiento».
— Tatum Keister

[+]Agrandar

La despachadora del L-83 Tatum Keister.

[+]Agrandar

Tatum Keister, del L-83, reparando el precipitador en la estación de generación Sibley, en el 2017.

[+]Agrandar

Cuando la despachadora del L-83, Tatum Keister, no atiende llamadas detrás de un escritorio, pasa tiempo en las escuelas, hablando de una carrera como Boilermaker. Keister conversa con adolescentes en la primavera del 2019 en la exposición de empleos estudiantiles iBuild, celebrada en el Centro de Convenciones de Kansas City.

NO ES NINGUNA sorpresa que la despachadora del Local 83 Tatum Keister recurrió a los oficios para ganarse la vida cuando fue contratada en el 2003. En ese momento solo había cinco mujeres en el local de Kansas City, pero eso no la desconcertó. Ella había crecido con una familia que prosperaba en el trabajo manual.

La crianza que Keister tuvo en Arkansas la hizo vagar por el bosque y ayudar a sus tíos leñadores en su trabajo. Cortaban árboles en sus tierras y luego vendían los troncos a los aserraderos locales. La familia también transportaba leña a los residentes y negocios locales los fines de semana.

Además, tenía otro tío que trabajaba como mecánico de sistemas diésel. Ella rondaba su taller. Ese tío le enseñó a ella y a su hermano a usar herramientas, y al hacerlo, Keister se dio cuenta que tenía una inclinación hacia la mecánica.

«Realmente tuve cinco papás en lugar de solo uno», dice Keister. «Cuando era niña, pasaba todo mi tiempo libre en la leña». La acarreaba los fines de semana con sus tíos y le pagaban en efectivo cuarenta dólares por un día de trabajo.

A ella, a su hermano y a sus primos les encantaban tanto los bosques y la tala que salían de excursión con una sierra manual y cortaban pequeños árboles. Luego, simulando ser camioneros, arrastraban su carga de vuelta a casa en sus bicicletas.

Keister dijo que ella creció aprendiendo a trabajar arduamente. Se quedó con eso.

Esa ética de trabajo la ha llevado a lugares. Como joven adulta, comenzó la universidad en Sedalia, Missouri. La universidad no era el camino correcto para ella, por lo que se mudó un poco al norte, a Brookfield para trabajar en un taller de soldadura. Una noche, un supervisor la llamó y le hizo una simple pregunta: «¿Quieres ganar más dinero?».

Después de un exuberante «¡Sí!», él le contó acerca de los Boilermakers. Conocía a un chico en el Local 83, Jeff Burns, y los conectó.

«... ella es una talentosa Boilermaker con un gran corazón y realmente se preocupa por sus hermanos, sus hermanas y la organización».
— Scot Albertson, BM-ST L-83

«No sabía qué era un Boilermaker, pero quería ganar más dinero», dice Keister con una amplia sonrisa. Solicitó y fue contratada unos seis meses después.

En su primer trabajo, la enviaron a Mason City, Iowa, para construir dos generadores de vapor de recuperación de calor (Heat Recovery Steam Generator o HRSG). Cuando ella llegó, los HRSG eran esqueletos. Nada más. Earl «Short Dog» Rainy, el capataz de su primer día, le dio la bienvenida antes de llevarla a lo más alto de lo que se convertiría en un HRSG.

«Me ayudó a ponerme el arnés y luego caminamos», dice Keister. «No había nada más allá, excepto marcos metálicos abiertos. Al final dijo que me estaba poniendo a prueba».

Pero caminar alrededor de un marco vacío de 10 pisos de altura no le molestó ni un poco. Ella no estaba asustada. Y al parecer, Short Dog la aprobó.

Keister pasó a encarnar la intrepidez, la ética de trabajo y la tenacidad como Boilermaker. Mucho después de convertirse en jornalera, trabajó como capataz de aparejos en el turno de noche mientras estaba embarazada, a menudo laborando turnos de catorce horas. Llegaba a casa agotada, se estacionaba y no podía salir de su vehículo. Así que se quedaba dormida en el asiento delantero, tomando una siesta de dos horas en la cabina antes de dormir unas horas más dentro y comenzar de nuevo.

Keister trabajó durante todo su embarazo, deteniéndose sólo tres semanas antes de que naciera su hijo, Maverick. Y renunció porque se había desgarrado el menisco en el trabajo. Esas tres semanas son un poco borrosas, admite, debido al dolor causado por la lesión. Ella rechazó los analgésicos porque no sabía cómo podrían afectar al bebé.

En el 2017, después de haber trabajado catorce años en el campo, el gerente de negocios/secretario-tesorero del L-83, Scot Albertson, le preguntó a Keister si le gustaría ser la despachadora del local.

«Cuando elegí a Tatum como despachadora, no fue por ser políticamente correcto o popular», dice Albertson. «Es porque ella es una talentosa Boilermaker con un gran corazón y realmente se preocupa por sus hermanos, hermanas y la organización. Estoy orgulloso de llamarla mi amiga».

Es la primera despachadora del local, un hecho que le importa mucho de la misma manera que siempre lo ha hecho. Las mujeres en los oficios son escasas ahora, pero a principios de la década del 2000, eran casi inexistentes. Keister dijo que rara vez veía a una mujer en un sitio de trabajo cuando empezó. Eso nunca la intimidó.

«Nunca me pasó por la cabeza que no encajaría», dice ella. «Nunca fue un pensamiento que cruzó mi mente».

Keister también abogó por sí misma. Cuando ella se presentaba en un sitio de trabajo y el capataz le pedía que vigilara el agujero, decía: «Lo veré hoy; pero vine aquí a trabajar, no solo a mirar el agujero».

Como pasa con la mayoría de los Boilermakers, Keister tuvo mentores que la ayudaron en el camino: Steve Myers y Dave Logan del L-83, junto con Dennis «Dink» Ferris, quien, dijo Keister, es «más como una figura divina». Era muy severo y la gente lo sabía. «Él presionaba bastante, pero también trabajaba bastante». Había ganado mucho respeto a lo largo de los años.

Todavía la siguen llamando para ver cómo está. «Y los llamo y les pido que vayan a trabajar cuando estemos escasos de trabajadores, a pesar de que están jubilados».

La transición a despachadora tomó ajuste. Ella dijo que el primer año en el puesto fue el año más solitario de su vida. Echaba de menos su campo de trabajo. Extrañaba estar afuera. Extrañaba los amigos con los que había trabajado.

«Cuando estás en el campo, esa es tu familia», dijo Keister. «Y no tener eso, fue muy difícil».

Y luego está la temporada de interrupciones como despachadora.

«Cuando comienza la temporada de interrupciones, es una locura», dijo Keister. «Prefiero ponerme mi casco en el campo y soldar».

Pero está agradecida por su nuevo rol, y ha llegado a comprender que incluso si sus herramientas ahora son su teléfono y su computadora, todavía es parte del local. Incluye tanto a los hombres y mujeres en el campo como a las personas en la oficina. «No siento que tenga más o menos derecho que nadie porque todos somos parte del mismo equipo».

Keister no se sienta detrás de un escritorio todo el día. Cuando hay poco trabajo, se lleva al Local 83 por carretera (junto con su teléfono celular para llamadas de campo) y habla a las escuelas sobre el sindicato. Le apasiona reclutar, y se nota. Ella y Tom Burgess, el instructor de aprendices del local, recientemente presentaron un estand de los Boilermakers en la feria comercial, iBuild, celebrada en el Centro de Convenciones de Kansas City. Cientos de estudiantes de escuela secundaria se detuvieron para hacer preguntas sobre el sindicato, tomaron artículos promocionales y probaron sus habilidades en una máquina de soldadura de realidad virtual. Keister estuvo durante horas hablando con los estudiantes de secundaria, animándolos a considerar a los Boilermakers como una carrera. Simplemente lo ve como parte del trabajo.

«Todos somos un equipo y tenemos que trabajar juntos», dice Keister. «Eso es lo que es el sindicato. Por eso me apasiona tanto el reclutamiento. No quiero que la membresía siga disminuyendo».

Últimas Noticias

  • Locales otorgan insignias de servicio

    Locales otorgan insignias de servicio

    Leer Más

  • Diez miembros del equipo de tiro de Piper High School (Kansas City, Kansas), se colocaron entre los Cien Mejores de Todo el Estado de la Liga de Tiro a Blancos de Arcilla de las Escuelas Secundarias del Estado de Kansas. El equipo de Piper está patrocinado por la Hermandad Internacional de Boilermakers y Bank of Labor, entre otros.

    Miembros del equipo de tiro de Piper High School patrocinado por los Boilermakers se encuentran entre los cien mejores

    Leer Más

  • Bank of Labor

    Bank of Labor recibe el Premio al Logro Corporativo Vida de Diamante de USA

    Leer Más

  • La representante Eleanor Holmes Norton (D-DC), al centro, en la recepción Congresional LEAP 2019 con, izq. a der., Vernon Jackson y el difunto Wilton Barnett, L-S50; IVP-NE John Fultz; Dan Weber, L-193; Clifton Saul, L-S50; EA-DGA Hannah Samuel; Ron Myers, L-193; Darrin Furgason y Brian Bosse, Vulcan.

    La congresista Holmes Norton asiste a la recepción de los Boilermakers

    Leer Más

  • Los delegados Andy Labeck y Christopher Donahue del Local 5, Zona 5 hablan con un miembro del personal legislativo sobre la necesidad de derogar el impuesto Cadillac, durante la Conferencia LEAP 2019 en Washington, D.C.

    Demócratas y republicanos de la Cámara votan para derogar el «impuesto Cadillac»

    Leer Más