English | Español

Aprendiz del Local 169 saca trabajador de ceniza ardiente

El aprendiz del Local 169 Patrick Morand levanta el pulgar en señal de “todo bien” luego de ser hospitalizado.

Vínculo de hermandad de los Boilermakers salva vidas

SIENDO COMPAÑEROS BOILERMAKERS, Patrick Morand y Bill Tyler ya tenían un vínculo antes de la fatídica noche del 10 de agosto. Pero cuando 100,000 libras de ceniza caliente enterraron a 15 Boilermakers, los esfuerzos heroicos de Morand para poner a su compañero de trabajo en un lugar seguro hizo que ese vínculo salvara la vida. Los trabajadores fueron víctimas de un colector de polvo colapsado en la planta Great Lakes Works de U.S. Steel en Zug Island en el río Detroit.

“Todo cayó sobre nosotros”, dijo Morand, de 22 años, aprendiz del Local 169 (Detroit). “Estábamos inmersos en la ceniza. . . por una buena cantidad de tiempo. Suficiente para asustarte”.  Él estima que le tomó 40 difíciles segundos para poner su cabeza por encima de la ceniza.

“Escuché que algo se desató”, dijo Tyler, un Boilermaker por 20 años del Local 456 (Rock Hill, Carolina del Sur). “Entonces la ceniza comenzó a derramarse por toda mi cabeza. No pude liberarme. Recuerdo haberle pedido perdón a Dios para salvar mi vida”.

Y luego Morand estaba allí para sacarlo.

Morand estaba a unos cinco pies de distancia de Tyler y sufriendo graves quemaduras, cuando escuchó los gritos de Tyler. Él desenganchó su propio arnés enredado y sacó a Tyler a un lugar seguro.

“Él dijo que cualquiera hubiera hecho lo que él hizo”, dijo Tyler. “Le dije: ‘No, tú eres mi héroe’”. La esposa de Tyler, Nancy, está de acuerdo, diciendo que están muy agradecidos de que Morand haya hecho algo al respecto.

Si bien ambos hombres sufrieron lesiones, Morand fue dado de alta del hospital, junto con los otros Boilermakers que resultaron heridos, y está ansioso por volver a trabajar. Tyler, quien sufrió las peores lesiones en el incidente, pasó varias semanas en la unidad de cuidados intensivos y ahora está en casa con su familia.

Otros sindicatos, así como los Boilermakers de otros locales en Michigan y Wisconsin, contribuyeron con fondos para ayudar a Tyler y Morand a sobrellevar la tormenta.

“Los Boilermakers, el salón sindical, los dirigentes sindicales, los administradores del trabajo y los oficios de la construcción, han sido muy amables. . . solo queremos agradecer a todos por su generosidad”, dijo Nancy. Los Tyler también elogiaron a la comunidad de Detroit y al personal médico en la unidad de cuidados intensivos en el Detroit Receiving Hospital.

Como expresa el credo de los Boilermakers, cada miembro es parte de una Hermandad, y los hermanos se cuidan mutuamente. Morand dijo que nadie daría la espalda alguien en la situación de Tyler. “Hice lo que cualquiera haría para ayudar a alguien que lo necesitara”. Y esa abnegación es la verdadera marca de un Boilermaker en acción.

Adaptado de una historia escrita por Marty Mulcahy, editor, The Building Tradesman. Fotos por Marty Mulcahy.

Últimas Noticias

Clase básica

Líderes locales avanzan en la representación de los trabajadores

Leer Más

El representante internacional Emile Gareau

Representante internacional Gareau anuncia empleos sindicales a indígenas de Canadá

Leer Más

La derogación del impuesto «Cadillac» otorga un alivio a los planes de salud de los sindicatos

La derogación del impuesto «Cadillac» otorga un alivio a los planes de salud de los sindicatos

Leer Más

Boilermakers completan el curso de gestión de proyectos de MOST

Leer Más

Derek y Joni Gusoskey

Los beneficios hipotecarios son muchos con Union Plus

Leer Más