Skip to main content
English | Español

Los Boilermakers construyen central eléctrica abastecida de combustible por eucalipto

[+]Agrandar

Los miembros del L-627 y los viajeros que trabajan para AZCO construyen una central de biomasa abastecida de combustible con eucalipto en la Isla Grande de Hawaii.

[+]Agrandar

Los miembros del turno de día muestran el saludo hawaiano “shaka”, una señal universal de paz y armonía.

[+]Agrandar

El alcance del trabajo de los Boilermakers incluye la caldera y los componentes junto con los sistemas ambientales y tanques.

[+]Agrandar

Los Boilermakers que trabajan para T. Bailey Inc. construyen un tanque de agua con vista a la central de biomasa.

[+]Agrandar

Justin Benjamin, un viajero del Local 647 (Minneapolis) suelda tubos en un encabezado.

[+]Agrandar

Rodney Hoschain, L-627, construye un soporte para la sección “nariz de toro” del muro de agua de la caldera.

[+]Agrandar

Marcus “Porky” Petropoulos, L-627, administrador del trabajo.

[+]Agrandar

Al Sullivan, L-169, superintendente del proyecto.

Los miembros siguen adelante a pesar de los volcanes, los terremotos y las lluvias torrenciales

LA TIERRA DEL aloha, palmeras y aguas azules — tan acogedora como los paraísos tropicales pueden ser — ha tenido algunos desafíos inesperados para los miembros del Local 627 (Phoenix) y los viajeros de todo el país mientras construyen una central de biomasa abastecida de combustible con eucalipto en la isla de Hawaii (la Isla Grande).

Situada justo al norte de Hilo, en Pepeekeo, el lugar del proyecto se encuentra a menos de 40 millas de Kilauea, el volcán en erupción que ha destruido cientos de hogares y obligado a miles de personas a evacuar. Durante el día, los trabajadores pueden ver columnas de ceniza y vapor a lo lejos; por la noche, un resplandor de lava candente.

Las erupciones a veces producen terremotos que hacen que los trabajadores de la central se mantengan firmes mientras las estructuras se balancean y se sacuden.

Los desastres naturales no son la única sorpresa. Los Boilermakers que estaban en el lugar en enero también tuvieron que lidiar con el estrés causado por una infame falsa alarma de advertencia de la entrada un misil balístico procedente de Corea del Norte.

Todo en un día de trabajo, dicen algunos miembros en el lugar de la obra, con un guiño.

A pesar de las erupciones volcánicas, los terremotos un huracán y el susto de un misil, los Boilermakers (aproximadamente 130 en su totalidad) siguen adelante. Se han adaptado a reuniones informativas de seguridad que incluyen rutas de evacuación en caso de desastre (y la prevención de ciempiés venenosos y agresivas arañas de caña del tamaño de una mano).

Y en un clima que produce más de 120 pulgadas de precipitación al año, trabajar bajo la lluvia es solo una parte del programa.

Los Boilermakers en el proyecto de biomasa entienden que tienen un trabajo que hacer, uno inigualable. El trabajo implica la adaptación de una planta de energía de carbón inactiva que alguna vez apoyó a un ingenio azucarero a otra que quemará árboles de eucalipto para generar electricidad a los residentes hawaianos.

Miles de acres de árboles se encuentran a unas pocas millas de la carretera. No siendo nativos de las islas, los eucaliptos crecen altos, rectos y rápido; se pueden cosechar apenas siete años después de la siembra. Cuando se complete el proyecto, los árboles serán cortados, transportados en camión a la central eléctrica y molidos en astillas de tamaño combustible. La reforestación garantizará una fuente inagotable de energía renovable, según los propietarios del proyecto.

Los Boilermakers están trabajando para AZCO, el contratista principal empleado por Bioenergía Honua Ola (“Tierra Viviente”), anteriormente conocida como Bioenergía Hu Honua, con el objetivo de generar 34MW de electricidad para los clientes de Hawaii Electric Light. El proyecto es parte del esfuerzo de Hawaii para reducir su dependencia de los combustibles fósiles, especialmente el diésel.

El alcance del trabajo de los Boilermakers consiste en reconstruir la caldera y los componentes y sistemas de vapor relacionados, incluyendo una nueva cámara de bolsas, precipitador, unidad de reducción catalítica selectiva, tanques y acero estructural y ductos asociados con los recipientes a presión y el proceso de emisiones.

“Este no es el típico proyecto de conversión de central eléctrica”, dice Jacob Evenson, gerente de negocios-secretario tesorero del Local 627. “Antes de que AZCO y los Boilermakers se involucraran, el proyecto enfrentó retrasos técnicos y legales que desde entonces han sido solucionados”.

Esas demoras dieron como resultado la exposición a la intemperie de los tubos y otros componentes. Inspeccionar las piezas y eliminar el óxido es un esfuerzo sustancial y continuo.

Los Boilermakers están haciendo un buen trabajo en un entorno difícil, dice Al Sullivan, superintendente de proyectos del Local 169 de los Boilermakers (Detroit). Con los muchos desafíos en el lugar, la seguridad ha sido especialmente importante. “AZCO es, hasta ahora, la mejor empresa para la que he trabajado en cuanto a seguridad”, dice.

Otro aspecto distintivo del proyecto ha sido la combinación de diversas procedencias que traen consigo los Boilermakers y otros oficios, incluyendo a nativos hawaianos, navajos de Arizona y otras razas y etnias de todo el país. Las diferencias culturales no han sido un problema. De acuerdo con el administrador de la obra Marcus “Porky” Petropoulos, del L-627, los Boilermakers y otros oficios se unen para enfrentar los muchos desafíos del proyecto.

Dice Paul Vogels, director de obras de AZCO: “Los Boilermakers vienen aquí y hacen algo para lo que han sido capacitados a través del aprendizaje, y lo hacen de forma segura, con alta calidad y en el tiempo que estamos buscando”.

El proyecto de Honua Ola está programado para completarse para fin de año, suponiendo, por supuesto, la cooperación de Pelé, la diosa hawaiana de los volcanes y el fuego.

Últimas Noticias

  • Clase básica

    Líderes de logias locales asisten al instituto de verano

    Leer Más

  • Fotografiados en la segunda fila están, izq. a der.: el inspector John Seward, el secretario de actas Zach Hayes, el representante de Iowa Tom Dye. Primera fila, izq. a der.: el presidente Robbie Gant, el gerente de negocios/secretario tesorero Scot Albertson, la becaria Samantha Hicks, Kenneth Hicks, el fideicomisario Dave Delgado y el fideicomisario Danny Eastwood.

    Federación Canadiense de Trabajo, logias locales se anuncian becas

    Leer Más

  • Hilary Peach

    Profesión sindical inspira arte para miembro del Local 359

    Leer Más

  • Los aprendices del L-83 participan “en el acto”, construyen escalera para obra escolar

    Los aprendices del L-83 participan “en el acto”, construyen escalera para obra escolar

    Leer Más

  • El gerente de eventos de Union Sportsmen’s Alliance Chris Piltz, anuncia un récord de más de $200,000 recaudados por el evento patrocinado por los Boilermakers.

    Los tiradores rompen los registros de recaudación de fondos y asistencia de USA

    Leer Más