Skip to main content
English | Español

Hermanos en todos los sentidos de la palabra

“Estos chicos justo en frente mío, construyeron las escaleras para mí, y los aprecio cada minuto. Trabajaron mucho para ganarse nuestro nombre. No quiero estropearlo. Eso se quedó conmigo cuando me uní. Hoy todavía me acompaña.”
— Jim Miskell, Jr.

[+]Agrandar

Padre e hijos en el trabajo en la década de 1960. De izquierda a derecha: John Miskell, Don, Jerry y Jim.

[+]Agrandar

Jerry se afilió al sindicato en 1958

[+]Agrandar

Don se afilió en 1963

[+]Agrandar

Jim se afilió en 1964

[+]Agrandar

“El pequeño” John se afilió en 1969

[+]Agrandar

Bob se afilió en 1972

[+]Agrandar

Tom se afilió en 1976

[+]Agrandar

Jim Miskell, Jr. se afilió en 1991

[+]Agrandar

Hulet “John” Miskell y su esposa, Hiddle, criaron a 11 hijos con un ingreso de Boilermaker.

El legado de los Miskell abarca 76 años

UNA HORA AL suroeste de Chicago, el maíz a la altura de la rodilla baila en la cálida brisa. El sol arde, calentando la pequeña ciudad de Marseilles, Illinois, donde los seis hermanos Miskell se sientan hombro con hombro alrededor de la mesa del comedor en la casa del hermano del medio Jim. Los hombres, junto con otros parientes, recuerdan el legado familiar de 76 años como Boilermakers, la mayor parte del tiempo trabajando en el Local 60 (Peoria, Illinois).

Como hombres jóvenes, los hermanos Miskell tuvieron un buen comienzo como Boilermakers. Ellos siguieron los pasos de su padre, Hulet “John” Miskell, quien se había ganado el apodo de “Johnny Buena Mano” debido a su habilidad, y porque era un hombre en quien otros confiaban y respetaban. John se unió a los Boilermakers en el año 1942, trabajando en un astillero en Seneca, Illinois, del ahora disuelto Local 429. Su orgullo de ser un Boilermaker fue transmitido a sus seis hijos, yernos, nietos y familia extendida durante las siguientes siete décadas Y aunque sus cinco hijas no se afiliaron al sindicato, cuatro de sus maridos sí lo hicieron.

Mientras que algunas familias pasan riqueza y bienes materiales de generación en generación, John y su esposa, Hiddle, transmitieron algo mucho más valioso a sus hijos: el compromiso con el trabajo arduo, la integridad y la lealtad. Eso es lo que hizo que los Miskell sean exitosos Boilermakers.

Durante los años que John viajó por trabajo, Hiddle mantuvo la casa y crio a sus 11 hijos. Todos los hermanos hablan con amor de su madre y le atribuyen el mérito de mantener a su familia y su hogar unido durante los momentos difíciles, y mientras su padre viajaba durante largos períodos de trabajo en la carretera. El mayor, Jerry, recuerda cómo su madre lavaba toda la ropa de ellos con una lavadora manual. Incluso con las tareas domésticas laboriosas, ella siempre encontraba tiempo para sus hijos.

Los hermanos trabajan para “el viejo”

DADA LA DISPARIDAD en las edades entre John y sus hijos menores — él tenía 42 cuando nació su hijo menor — fueron los hermanos mayores, Jerry, Don y Jim, quienes a menudo trabajaban con su padre. Los tres más jóvenes — Bob, John (también conocido como “pequeño John” para no confundirse con su padre) y Tom — trabajaron principalmente el uno con el otro. La única vez que los seis hermanos y su padre trabajaron juntos fue durante la construcción de la Estación de Generación Nuclear del Condado de LaSalle, en el condado de LaSalle, Illinois, a pocas millas de Marseilles.

Durante el proyecto de seis años, los Miskell pasaron sus días aparejando y ajustando. Construyeron los condensadores, y luego los llevaron. Y el pequeño John participó en la configuración de los reactores. Durante el proceso de construcción en LaSalle, o en cualquier trabajo con su padre, los seis sabían que su padre era a quien tenían que complacer.

“Cuando usted estaba en el trabajo, usted estaba trabajando para el viejo”, dice Jerry, el mayor. “Él le patearía el trasero si no lo hacía de la manera correcta”.

El pequeño John está de acuerdo. “Él ponía mucha presión cuando iba a trabajar.”

Los hermanos admiten que esto se debió a que tenían un nombre y una reputación que proteger. Estándares que mantener. Además, respetaban a su padre.

Ese respeto comenzó temprano. Mientras crecían, los tiempos fueron difíciles. Cuando su padre no viajaba con el sindicato, el encontraba empleos secundarios para ganar dinero hasta que surgiera trabajo.

“Ahí es donde mis hermanos y yo aprendimos gran parte de nuestra ética laboral, ayudando a papá con trabajos secundarios”, dice Tom, el más joven.

También aprendieron cómo soldar de su padre, quien siempre tuvo un proyecto en la casa, tal como la construcción desde cero de una torre de televisión en la azotea para mejorar la recepción de señales de televisión.

Los hermanos disfrutan de la diversión familiar dentro y fuera del trabajo

LOS HERMANOS APRENDIERON su ética laboral de su padre tanto en el trabajo como en casa, pero también aprendieron a divertirse con él. Un sábado por la noche, cuando volvían a casa después de una semana de trabajo en East Dubuque, Illinois, Jim y Jerry estaban en un automóvil y Donny y su padre en otro. Después de estar alejados de sus familias durante seis días seguidos, decidieron que competirían por ver quién podía llegar primero a casa. Como Jim lo cuenta, Jerry dormía en el asiento trasero mientras Jim manejaba el auto a 90 mph. De repente, un neumático explotó. Jim forcejeó con el auto de manera segura maniobrándolo a un lado de la carretera. Cuando salió a investigar, encontró las cuatro llantas en buenas condiciones. Perplejo, se asomó y descubrió que el repuesto en el baúl explotó porque el tubo de escape se había frotado contra él. De más está decir que perdieron la carrera.

Mientras estaban en el trabajo, su padre siempre enfatizaba que los hermanos debían cuidarse el uno al otro. Entonces, cuando Tom tomó su primer empleo trabajando con el pequeño John en Duck Creek Power Station en Canton, Illinois, supo que tenía el apoyo de su hermano.

Dos de los hermanos menores estaban realizando un trabajo de conducto cuando el pequeño John tomó su hora de almuerzo, dejando el área donde había estado soldando para comer con otros hermanos del sindicato. Tom decidió omitir la comida y tomar su descanso para almorzar en forma de siesta, acostado en la tabla dentro del conducto donde habían estado soldando. Cuando el pequeño John regresó de almorzar, comenzó a cerrar el orificio de acceso en el conducto, sin saber que Tom todavía estaba durmiendo en el interior.

Cuando el humo en el conducto comenzó a espesarse, Tom finalmente se despertó. Le gritó a su hermano, quien pensó que estaba bromeando. El pequeño John creía que Tom lo estaba llamando por detrás, proyectando su voz para que sonara como si viniera desde el interior del conducto. Entonces, el pequeño John solo siguió soldando.

El conducto se llenó con más humo. Tom, sintiendo un poco de pánico, agarró la tabla en la que había estado durmiendo y golpeó el lugar donde el pequeño John estaba soldando, sorprendiéndolo en acción. El pequeño John rápidamente abrió el agujero y Tom salió gateando.

Es una historia de la que todavía se ríen hoy, más de cuatro décadas después.

El patrimonio familiar mantiene a los Miskell en el sindicato

CON UNA MULTITUD de profesiones para elegir, ¿qué puso a una familia en el camino de la Hermandad y la mantuvo allí durante siete décadas? El pequeño Jimmy, el hijo de Jim, Boilermaker por 27 años del Local 60, lo dice mejor.

“Estos chicos justo en frente mío, construyeron las escaleras para mí, y los aprecio cada minuto. Trabajaron mucho para ganarse nuestro nombre. No quiero estropearlo. Eso se quedó conmigo cuando me uní. Hoy todavía me acompaña.”

Kirk Cooper, gerente de negocios-secretario tesorero del Local 60, dice que el legado de los Miskell es legendario. En los últimos 38 años, Cooper ha trabajado en un momento u otro con cada hermano del clan.

“Son una familia con mentalidad sindical muy sólida”, dice Cooper. “Ellos ejemplifican lo que significa ser un Boilermaker. Lo demuestran en el trabajo”.

El pequeño John resume acertadamente los años de trabajo con su familia. Sin arrepentimientos. Ninguno de los hermanos los tiene. Solo elogios para el sindicato, su local y su familia.

“Tuvimos a todos nuestros hermanos trabajando juntos, y todavía nos amamos. No hay nada mejor que eso.”

Últimas Noticias

  • Los concursantes en la Competencia Nacional de Aprendizaje muestran sus habilidades en el Local 28 en Newark, Nueva Jersey, (de izq. a der.): Matt Stillson, L-1; Joshua Slater, L-169; Dwayne Martin, L-40; Michael Estes, L-83; Joshua Roupe, L-154; Andrew Davis, L-29; Justin Williams, L-101; y Jason Eubanks, L-549.

    Slater del L-169 obtiene el título de aprendiz graduado 2018

    Leer Más

  • Participantes de la manifestación, liderados por (izq. a der.) Pat O’Brien Townsend de la Asociación de Enfermeras de Montana; Jamie Cross, organizadora del evento; y Janette May (y el cachorro Gertie), sobreviviente de cáncer, comienzan la marcha de una milla hacia la línea del piquete.

    Cierre patronal conduce a manifestación de Concientización sobre el Cáncer de Mama

    Leer Más

  • Los fuertes vientos que a menudo aparecen después de la salida del sol obligan a ocho miembros del Local 101 a trabajar contra el reloj para levantar y colocar la tapa de 176 toneladas para la SCR que construyeron en la Estación del Río Laramie de Basin Electric.

    El levantamiento de la tapa corona el trabajo de la Estación del Río Laramie para el Local 101

    Leer Más

  • Los gerentes de negocios canadienses escuchan mientras los ponentes en una capacitación en Toronto los preparan para sus nuevas responsabilidades de logia.

    Nuevos líderes canadienses asisten a entrenamiento en Toronto

    Leer Más

  • Los miembros del L-D239, sus familias, amigos y la comunidad mantuvieron el curso del piquete durante los tres meses de paro forzoso.

    Termina largo cierre patronal para Local D239

    Leer Más