Skip to main content
English | Español

Carrera de Boilermaker toca las notas correctas

“Tuve el privilegio de estar detrás del escenario y hacer un número de apertura para estos muchachos, sin entender completamente el impacto que esos artistas tuvieron en la música country. No cambiaría esa experiencia ni por un millón de dólares.”

[+]Agrandar

IR-CSO Monte Causey ofrece a una pequeña audiencia de Boilermakers dos tomas en una canción de Muddy Waters: blues y rock ‘n roll.

[+]Agrandar

Uno de los sencillos originales de Causey, autodemostrado por Comstock Records en 1990 y destacando “Paint Me Blue”.

[+]Agrandar

Foto publicitaria de Monte Causey de sus días en la industria de la música.

La ruta del músico country se extiende de Nueva York a Nashville al Local 455

SI MONTE CAUSEY tiene su guitarra con él, usted sabe que algo bueno está destinado a suceder. Realmente bueno.

Mientras Causey se instala en el bar de un hotel en Washington, D.C., los Boilermakers que toman un descanso después de un largo día de cabildeo ante sus legisladores en la conferencia anual LEAP comienzan a reunirse, acercándose lentamente hacia su hermano. Saben que algo bueno está por suceder. Causey tiene su guitarra.

El camino de Monte Causey para convertirse en un Boilermaker del Local 455 (Muscle Shoals, Alabama) y eventualmente en representante internacional, de las Operaciones del Sector de la Construcción, comenzó como una carrera musical. Pero al crecer en una familia de músicos en North Hodge, Louisiana (una parte de Estados Unidos conocida por su rica herencia de música country), realmente no hubo manera de evitar su habilidad natural y atracción a la música. Incluso si él hubiera querido.

“Toda mi familia tocaba música. Estuve cerca de ella toda mi vida, y entré en ella”, dice Causey, agregando que su madre tuvo la oportunidad de seguir una carrera musical profesional, pero decidió no hacerlo. “Mi padre era un fanático de la música country, y para él, solo había dos tipos de música: country y western. Y así es como me criaron, o cantaba música country o, bueno, cantaba música country, elije una”.

Entonces, a medida que Causey desarrollaba el gusto por los sonidos que más le atraían, entre sus favoritos, Elvis Presley y Johnny Cash, comenzó a cantar. No pasó mucho tiempo antes de que tomara una guitarra y aprendiera a tocar. De oído.

“Nunca tuve una formación musical organizada”, explica. Él no está presumiendo. Su incapacidad para leer partituras no es algo de lo que esté orgulloso, aunque es prueba suficiente de la inevitabilidad de que la música simplemente tomará el control cuando corre por las venas.

“Empecé tocando la guitarra con ‘Folsom Prison Blues’ de Johnny Cash, y aprendí esa primera melodía al principio. Y, por supuesto, estando en una familia de músicos, los vi tocar y yo tocaría con ellos.”

Él era bueno. Y la gente lo notó.

“Yo quería ser artista. Más específico: quería ser cantante de música country”, dice. “Entonces, canté en cada pequeña reunión. Donde quiera que había un espectáculo musical, intentaba participar: ferias, festivales de música country, cualquier cosa”.

“Parado en ese cuadrado que sacaron del Auditorio Ryman con un micrófono en frente, no hay nada mejor que eso.”

Cuando tenía nueve años, Causey había cantado en Louisiana Hayride, la famosa emisora de radio y más tarde el programa de televisión acreditado con el lanzamiento de las carreras de Johnny Horton, Elvis Presley y Hank Williams, por nombrar algunos de sus invitados.

“Eso tiene. . . una especie de nostalgia, poder cantar en un lugar por el que pasaron tantas personas maravillosas”, recuerda.

Y tocó con algunos de los mejores. Músicos y cantantes que sentaron las bases de la música country: Roy Acuff. Ernest Tubb. Slim Whitman. Little Jimmy Dickens.

“Tuve el privilegio de estar detrás del escenario y hacer un número de apertura para estos muchachos, sin entender completamente el impacto que esos artistas tuvieron en la música country. No cambiaría esa experiencia ni por un millón de dólares.”

A la edad de 18 años, Causey había grabado su propio disco en Comstock Records y lanzó tres sencillos en Europa. “Tuve mucho éxito en las estaciones de radio con las canciones que salieron por allá”, señala.

Él cantaba en un club cuatro horas por noche (lunes y martes) en Bossier City, Louisiana, cuando dos hombres se le acercaron para representarlo.

“Tenía 20 años en ese momento, a punto de cumplir 21”, dice Causey. “Y dijeron: ‘Nos gustaría que vayas a Nashville y grabes un demo’”. Uno de los hombres explicó que su hermano había firmado con RCA Records y que saldría con un sencillo.

“Pensé: ‘Bueno, sí, claro’. Pero era cierto. Volvieron dos semanas más tarde, y nos dirigimos a Nashville y grabé un demo con tres canciones. Hice una presentación para Polygram Mercury en Memphis en un lugar llamado Shooters, y lo disfrutaron. Así que volví a Nashville para una segunda presentación en un lugar llamado Diamond in the Rough, frente a Tootsie's en Broadway.”

Esa presentación, dice, es lo que lo catapultó a ir de gira con Cleve Francis, haciendo de corista y abriendo sus espectáculos. Se mantuvo con sus giras como cantante/músico profesional desde 1991 hasta 1996.

“Fue absolutamente maravilloso estar de gira”, recuerda. “Como un hombre joven de 21 años hasta los 26, soltero y andando de un lado a otro por carretera, desde Nueva York hasta la costa oeste, ¡íbamos de arriba abajo por las carreteras interestatales cantando música country! ¡Estaba viviendo el sueño!”

Qué sueño. De niño pequeño que hace actos de apertura para leyendas a niño grande de gira, bueno, con más leyendas. A lo largo de un camino de vida plagado de experiencias increíbles, personas y momentos destacados, dos eventos sobresalen para Causey.

Uno, fue tocar en el Grand Ole Opry. La meca de la música country, que Causey describe como surrealista. (“¡Es el Súper Tazón de la música country!”) Había actuado algunas veces en el Jamboree Ernest Tubb Midnite, y el propietario le había ofrecido un lugar para tocar un par de canciones en el Opry.

“Entré, y allí estaba Grant Turner anunciando y Little Jimmy Dickens de pie junto al podio; ya había actuado con él antes, y se acordó de mí”, dice. “Y solo veo a toda esta gente, artistas country de antaño hasta la actualidad, mis ojos estaban tan grandes como tapacubos. Y, ¡yo iba a cantar allí! Parado en ese cuadrado que sacaron del Auditorio Ryman con un micrófono en frente, no hay nada mejor que eso”.

El otro momento sucedió en los días que estaba cantando en ese club en Bossier City, los lunes y martes por la noche. Fue entonces cuando un hombre entró y le preguntó a Causey si le importaba que lo acompañara para probar una guitarra nueva. Causey estuvo de acuerdo, el guitarrista se conectó y tocaron. El tipo era talentoso. Fenomenal, dice Causey. Durante un descanso, Causey le hizo un cumplido. “Dije: ‘Por cierto, eres realmente bueno’”, Causey recuerda tímidamente. La respuesta del hombre fue: “Soy James Burton”. Como James Burton: el guitarrista principal de Elvis Presley, líder de la banda TCB. Monte Causey había admirado a Elvis Presley toda su vida. Él sabía quién era James Burton, pero en ese momento, cuando un extraño pidió unírsele e improvisar, no se dio cuenta. El dúo terminó tocando de un lugar a otro durante toda la noche, finalizando con un desayuno en un pequeño restaurante a las 6:30 a.m. y haciéndose amigos.

Pasando rápidamente de ese entonces, regresamos a 1996. Causey estaba de gira. Las cosas iban bien, pero también sabía que quería un plan para su futuro. Quería aprender un oficio y tener beneficios para un día poder jubilarse, en caso de que su carrera musical “no funcionara como yo quería”.

“Sabía que no me estaba volviendo más joven, así que, en 1996, Mike West [ahora director de Servicios Nacionales de la División Transitoria de los Boilermakers (National Transient Division Services)] y yo fuimos a Muscle Shoals, Alabama, al Local 455 y tomamos la prueba de los Boilermakers”, dice. “Ocho meses después, entré en el programa de aprendizaje”.

Él no se arrepiente de esa decisión, aunque podría haber sido tentador dar la vuelta. La última llamada musical que recibió fue una oferta para grabar como corista, en Nashville, con Bonnie Raitt. Se negó, haciéndoles saber que podría estar de regreso algún día, pero que se dirigía en una nueva dirección. Eso fue hace más de 20 años.

“Estoy contento con lo que hago, y estoy contento con las decisiones que he tomado en los últimos 47 años”, dice. Ha estado casado con su esposa, Rhonda, desde 1997, y su hijo Chandler, de 13 años, es un estudiante honorario y jugador de bolos competitivo. Causey es el único músico de su pequeña familia.

Pero eso no significa que haya dejado de interpretar. Él toca en el festival ocasional de bluegrass y sitios locales. Canta en la iglesia, y le encanta un concierto improvisado con amigos.

“No hay nada mejor que simplemente reunir a un grupo de personas en un pequeño entorno como este y tocar. Son los amigos, y los amigos potenciales que vas a hacer. Y todos la están pasando bien.”

Que es lo que ocurrió una tarde de primavera en el bar de un hotel en Washington, D.C.

Sin micrófono, sin iluminación especial, sin prueba de sonido. Solo Monte Causey con su voz, su guitarra y un grupo de amigos Boilermakers.

“No hay nada mejor que simplemente reunir a un grupo de personas en un pequeño entorno como este y tocar”, dice, irrumpiendo con una sonrisa. “Son los amigos, y los amigos potenciales que vas a hacer. Y todos la están pasando bien”. Incluyéndolo a él.

Porque cuando Monte Causey trae su guitarra, cosas buenas están destinadas a suceder.

UN DATO CURIOSO, pero entre todos los grandes con los que ha tocado y cantado, Monte Causey no va a dar los nombres de con quienes fue un poco… difícil trabajar. Lo que él le dirá es que Garth Brooks y Joe Diffie son genuinamente “algunas de las personas más agradables que he conocido”. Así que ya sabe.

Vea a Monte Causey interpretar en un casual concierto improvisado con amigos Boilermakers en Washington, D. C.

Últimas Noticias

  • Antiguo BM-ST del L-744 recibe insignias de servicio por 65 y 70 años

    Antiguo BM-ST del L-744 recibe insignias de servicio por 65 y 70 años

    Leer Más

  • La solución al cambio climático de la que ‘nadie habla’ explorada en un nuevo video

    La solución al cambio climático de la que ‘nadie habla’ explorada en un nuevo video

    Leer Más

  • Padre e hijos en el trabajo en la década de 1960. De izquierda a derecha: John Miskell, Don, Jerry y Jim.

    Hermanos en todos los sentidos de la palabra

    Leer Más

  • Los Boilermakers que trabajan para Madison Industrial colocan el nuevo reactor en su lugar.

    Refinería Midwest recibe cambio de imagen

    Leer Más

  • Antiguos becarios elogian el legado de los Boilermakers

    Antiguos becarios elogian el legado de los Boilermakers

    Leer Más